Index   Back Top Print

[ EN  - ES ]

VIDEOMENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
A LOS PARTICIPANTES EN EL "ENCUENTRO FRATELLO 2019" DE LOURDES
CON MOTIVO DE LA TERCERA JORNADA MUNDIAL DE LOS POBRES

[Multimedia]


 

 

Queridos peregrinos de Fratello:

Bienvenidos a Lourdes para esta III Jornada Mundial de los Pobres. Es María la que nos acoge aquí. ¡Ella es la Inmaculada! Se le apareció a Bernadette, una pobre pastorcilla. Es una buena noticia para todos nosotros que nos reconocemos pobres y pequeños: «Lo que Dios ha escondido a los sabios y eruditos, se lo ha revelado a los más pequeños». Dios quiere revelar a cada uno su dulce presencia.

Hermanos y hermanas, os necesito a todos, a cada uno de vosotros.

Vosotros, que estáis al pie de la cruz, quizá solos, aislados, abandonados, sin casa, expulsados de vuestra familia o de vuestro país, víctimas del alcohol, de la prostitución, de la enfermedad. Sed conscientes de que Dios os ama. Dios escucha especialmente vuestra oración. El mundo sufre y vuestra oración conmueve al Señor. Vosotros que sois pequeños, sois pobres, frágiles, sois el tesoro de la Iglesia. Estáis en el corazón del Papa, en el corazón de María, en el corazón de Dios. Cada vez que vuestra vida ha sido pisoteada, maltratada, ofendida, es Jesús quien ha sido pisoteado, maltratado, ofendido.

Hoy, el Papa quiere consolarlos, acercarles un consuelo y decirles que los quiere y los invita a acudir a la fuente.

1. Recen: Y para ello, reciban a María en vuestro interior, acurrucaos contra ella. Ella es la puerta de la Iglesia que está abierta de par en par. Ella acogió completamente al Espíritu Santo. Ella nos da a Jesús y nos conduce hacia El.

Rezad, suplicad a Dios, pedidle que venga a nuestras vidas:

“Señor, ven a amar en mí para que yo ame como tú”.

Pedid a Dios que reparta su dulce compasión sobre el mundo.

2. Vivid los sacramentos: La Iglesia os propone vivir los sacramentos, son regalos.

¿Queréis ser cristianos? Pedid el bautismo.

Os invito a descubrir en especial la confesión, el sacramento del perdón en el que Dios nos muestra su ternura y nos libera.

Vivid la Eucaristía para acoger al mismo Dios en vuestro cuerpo y en vuestra alma. El os da la fe y la alegría.

Vivid también el sacramento de la unción de los enfermos, tan valioso para aquellos de vosotros que estéis heridos en vuestro cuerpo o en vuestra mente.

Vivid la caridad entre vosotros: no hay nadie tan pobre como para no tener nada para dar. Pidamos al Espíritu Santo, el Espíritu de Amor, que nos inspire actos de caridad, de benevolencia hacia quienes nos rodean.

El Amor salva al mundo y Dios quiere pasar por nosotros para salvar al mundo. Finalmente, cuando regreséis, no os marchéis como habéis venido. Regresad con la Esperanza, sed testigos del amor de Dios en vuestro entorno.

Contad al mundo cuál es vuestro tesoro: “Jesús”. Id con María, que haga de vosotros apóstoles de la ternura de Dios. El Papa os quiere y confía en vosotros.

¡Os bendigo a todos y cada uno de vosotros, que el Espíritu Santo os renueve a todos por su amor! Amén.


Boletín de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, 15 de noviembre de 2019.

 



© Copyright - Libreria Editrice Vaticana