Index   Back Top Print


DISCURSO DEL SANTO PADRE FRANCISCO
A UNA DELEGACIÓN DE LOS CABALLEROS DE COL
ÓN

Sala Clementina
Jueves 10 de octubre de 2013

 

Queridos amigos, buenos días:

Doy la bienvenida al Consejo directivo de los Caballeros de Colón con ocasión del encuentro que estáis celebrando en Roma. Os doy las gracias de nuevo por las oraciones que, junto a todos los Caballeros y a sus familias, habéis ofrecido por mí y por las necesidades de la Iglesia en el mundo, desde mi elección como Obispo de Roma.

En esta ocasión deseo también expresaros mi agradecimiento por el incesante apoyo que vuestra Asociación desde siempre presta a la acción de la Santa Sede. Tal apoyo encuentra particular expresión en el «Vicarius Christi Fund», que es signo elocuente de vuestra solidaridad con la solicitud del Sucesor de Pedro por la Iglesia universal, y se manifiesta también cotidianamente, en las oraciones, en los sacrificios y en la acción apostólica que tan numerosos Caballeros desarrollan en sus Consejos locales, en las parroquias y en sus comunidades. Que la oración, el compromiso en el testimonio de la fe, la atención a las necesidades de los hermanos más necesitados, sean siempre las tres columnas que rigen constantemente vuestra actividad personal y asociativa. Y seguid, en fidelidad a la visión del venerable padre Michael McGivney, vuestro fundador, buscando nuevos caminos para ser la levadura del Evangelio en el mundo, fuerza para la renovación espiritual de la sociedad.

Mientras el Año de la fe se aproxima a su conclusión, os encomiendo a todos vosotros de manera especial a la intercesión de san José, custodio de la Sagrada Familia de Nazaret, que es un admirable modelo de las virtudes viriles de discreta fortaleza, integridad y fidelidad que los Caballeros de Colón se comprometen a preservar, cultivar y transmitir a las futuras generaciones de hombres católicos.

Mientras os pido que oréis por mí, con gran afecto en el Señor os imparto de corazón a vosotros, a todos los Caballeros y a sus familias mi bendición.

 




© Copyright - Libreria Editrice Vaticana