Index   Back Top Print

[ EN  - ES  - FR  - IT  - PT ]

DISCURSO DEL SANTO PADRE FRANCISCO
A LA UNIÓN INTERNACIONAL DE GUÍAS Y SCOUTS DE EUROPA

Aula Pablo VI
Sábado, 3 de agosto de 2019

[Multimedia]


 

Queridos amigos, buenos días y bienvenidos.

Agradezco al Cardenal Angelo Bagnasco sus palabras y también a todos vosotros porque estáis aquí y porque habéis recorrido un largo camino para llegar. Habéis recorrido un largo camino. Estáis un poco cansado, seguramente. De una cosa estoy seguro: que os sentís más libres por dentro que antes. Estoy seguro de ello. ¿Y qué nos dice eso? Esa libertad se conquista en el camino, no se compra en el supermercado. Se conquista en camino. La libertad no viene por estar encerrado en la habitación con un teléfono móvil o incluso por drogarse un poco para escapar de la realidad. No, la libertad viene en el camino, paso a paso, junto con otros, nunca solos.En vuestro camino habéis tenido cinco etapas, cinco encuentros con grandes santos que han recorrido Europa en diferentes momentos: Pablo de Tarso, Benedicto de Norcia, Cirilo y Metodio, Francisco de Asís, Catalina de Siena. Esta gente, estos santos, ¿qué tenían en común? No han esperado nada de la vida ni de los demás, sino que han confiado en Dios y se han arriesgado, se han puesto en la línea, en el camino hacia la realización de sueños tan grandes que después de siglos nos han hecho bien a nosotros, a vosotros y a todos. Dieron la vida, no la guardaron para sí mismos. Así que, después de estas cinco reuniones, me gustaría dejarles cinco palabras. Vosotros habéis tenido cinco reuniones, me gustaría dejaros cinco palabras. No mías, sino del Evangelio que os acompañó en vuestro camino y que os invito a llevar siempre con vosotros, como vuestro navegador —el Evangelio es el verdadero navegador en el camino de la vida— y a abrirlo cada día, porque el Evangelio es el mapa de la vida. Estas son las cinco palabras de Jesús, cinco palabras fáciles de recordar: «Dad y se os dará» (Lucas 6, 38). Cinco palabras, pero un mensaje completo, un programa de vida. Palabras simples, que trazan una ruta clara. Dad y se os dará.

Ante todo, dad. Hoy se piensa inmediatamente en tener. Muchos viven con el único propósito de poseer lo que les gusta. Pero nunca están satisfechos, porque cuando tienes una cosa quieres otra y luego otra una y otra vez así, sin fin. No hay saciedad en tener. Tener más causa más hambre, más deseo de tener, sin encontrar lo que es bueno para el corazón. El corazón se entrena no con el tener, sino con el dar. Haber hinchado el corazón, lo hace pesado, lo hace mundano. El regalo lo hace ligero. Es un entrenamiento diario. Por eso Jesús se pone como punto de partida no tener, sino dar: ¡dar, es decir, empezar a poner en juego la vida! Dar medios para levantarse del sillón, de las comodidades que te hacen caer de espaldas sobre ti mismo, y ponerte en camino. Dar medios para dejar de pasar por la vida y salir al campo para dar un poco de bien al mundo. Por favor, no dejes tu vida en la mesita de noche, no te conformes con verla en la televisión, no pienses cuál será la próxima aplicación a descargar para hacerte feliz. «Los sueños más bellos se conquistan con esperanza, paciencia y empeño, renunciando a las prisas» (Exhortación Apostólica Christus Vivit, 142). Dios te acompaña en este viaje y te anima, para que puedas dar lo mejor de ti mismo. También hay otra cosa en el deseo de tener: la alienación. Pierdes tu originalidad y te conviertes en una fotocopia. Pero Dios creó a cada uno original, con su propio nombre. No hagamos una fotocopia de nuestra originalidad, como decía ese Carlo Acutis de 16 años. Cuántos jóvenes de hoy, tristemente, son una fotocopia, han perdido su originalidad y copian la identidad de cualquier otra originalidad. Tú dices: «Bueno, yo doy lo mejor de mí mismo, pero hay mucha indiferencia, muchos piensan sólo en sí mismos. ¿No estaré quedando como un ingenuo que pierde y al dar me convertiré en un ingenuo del que todo el mundo se reirá? Me gustaría deciros: Confiad en Jesús. Confiad en Jesús. Él, después de decir dar, añade: y se te dará. Dios es Padre y te dará más de lo que imaginas. Dios no se va con las manos vacías. Cuando parece que te está quitando algo, es sólo para hacerte sitio y darte más y mejor, para hacerte avanzar en el camino. Te libera de las falsas promesas de consumo para hacerte libre por dentro. Jesús te hace feliz por dentro, no por fuera. Jesús no hace tu maquillaje, no: Él hace realidad para ti por dentro, Él te hace hermoso por dentro, ¡Él te hace hermoso por dentro! No por afuera. Te da lo que nada te puede dar; porque el último smartphone, el coche más rápido o el vestido de moda, además de nunca ser suficiente, nunca te dará la alegría de sentirte amado y también la alegría de amar. Esta es la verdadera alegría: sentirse amado y amar. Así que, lo primero que hay que hacer es dar. Es el secreto de la vida. ¿Sabéis por qué? Porque la vida es una realidad especial: «Quiero poseer la vida, poseer mi vida. ¿Cómo puedo hacer eso? La vida se posee sólo dándola, dándola. ¡Así que tendrás tu vida! Pero puedes decir: «Aunque dé lo mejor de mí, la realidad no cambiará para mejor». Eso no es verdad. ¿Sabéis por qué? Porque eres único. Porque nadie en el mundo puede dar al mundo lo que tú estás llamado a dar. Lo mismo le dijeron a Madre Teresa de Calcuta: «Pero ella es monja, hace estas cosas con los pobres, con los moribundos... Hace muchas cosas bonitas... Pero, ¿qué hace esto en un mundo tan pagano, tan ateo, tan malvado, con tantas guerras? Y ella dijo: «Una gota más en el mar. Si no la doy, nadie la dará. Nadie puede dar lo que yo, único, puedo dar. ¡Nadie en el mundo puede dar lo que tú estás llamado a dar! Cada uno de vosotros es único y —por favor nunca olvidéis eso— es valioso a los ojos de Dios. Para la Iglesia sois valiosos, para mí sois valiosos. Me gustaría deciros esto a cada uno de vosotros: para mí sois valiosos. Para Dios eres valiosa. Sería bueno que lo dijerais de corazón cada vez que os encontréis juntos, con cada uno de vosotros, de corazón: «Eres valioso, eres valioso...». Este es el regalo. La invitación de Jesús dada a los demás también es válida y te será dada a ti. Me gusta pensar en lo que vosotros llamáis la Salida en la jerga Scout, es decir, el momento en el que elegís hacer de servicio vuestra forma de vida. Estar abierto al otro, vivir para hacer el bien al otro, vivir —para usar vuestras palabras— la hermandad scout: si vives así, te será dado. Sí, porque si construyes puentes hacia los demás, verás a otros caminar esos puentes hacia ti. Cuando, por otro lado, estás solo mirando hacia arriba, perdiéndote en tus propias fantasías, vives en pompas de jabón. Pero una vida que deambula por el aire se evapora en lugar de avanzar. Mirad vuestras manos, hechas para construir, para servir, para dar y para dar a los demás y deciros a vosotros mismos: «Los seres queridos, el otro me concierne».

Dad y se os dará también se aplica a la creación. Si seguimos explotándola, nos dará una terrible lección. Ya lo estamos viendo. Si nos ocupamos de ello, mañana también tendremos un hogar. En vuestro camino os habéis sumergido en la naturaleza. ¡Hermoso! ¿Habéis notado que la creación no tiene fronteras? La creación no tiene fronteras: es de todos y para todos. Las plantas, los bosques, los animales crecen sin fronteras, sin costumbres. La creación es un libro abierto que nos da una enseñanza preciosa: estamos en el mundo para encontrarnos con los demás, para crear comunión, porque todos estamos conectados. La creación se hace para conectarse con Dios y entre nosotros, es lo social de Dios. Pero si partimos de preconceptos sobre los demás, de ideas preestablecidas, siempre veremos límites y barreras. Si en cambio comenzamos a encontrarnos con el otro, con su historia, con su realidad, descubriremos un hermano con quien vivir la casa común, vivir la creación que no tiene fronteras.

Queridos amigos, habéis caminado hasta aquí siguiendo el lema Parate viam Domini. Os animo a que preparéis el camino del Señor dondequiera que estéis. El camino del Señor es fácil de reconocer: es el camino que tiene el don como sentido de la marcha, el que hace que el mundo avance; no la posesión, que te hace retroceder. No lo olvidéis: la posesión es así. Dar es así. La posesión te hace volver. Dar te hace avanzar. Al elegir el camino del don os convertiréis en ciudadanos activos, como decía vuestro fundador Baden Powell. Es tan importante hoy en día: el Señor no sólo está buscando gente buena —no sólo esto— sino que el Señor está buscando gente que haga el bien. Incluso el amor por Europa que tenéis en común requiere no solo observadores atentos, sino constructores activos: constructores de sociedades reconciliadas e integradas que den vida a una Europa renovada; no protectores de espacios, sino generadores de encuentros. Europa necesita reunirse. Vosotros, los exploradores y los escolares de toda Europa, tenéis esta tarea histórica. Con vuestro viaje y vuestros sueños ya estáis forjando el espíritu europeo. La insignia de todos los exploradores es un lirio. Es el símbolo que indica el norte en brújulas y cartas antiguas. Recordad que el escultismo está destinado a formar hombres y mujeres que abran caminos hacia lo Alto y mantengan el rumbo correcto, el del bien. No lo olvidéis: siempre da, así, hacia adelante; no con el deseo de poseer que siempre lleva hacia atrás. «Dad y se od dará. Será el regalo que llenará vuestro deseo. Os deseo, queridos centinelas y monitores de Europa, que seáis abridores de caminos en el camino del regalo, un abridor de caminos en este camino del regalo, del dar. Dad y se os dará. Os doy las gracias, os pido que recéis por mí y os deseo un buen camino!



© Copyright - Libreria Editrice Vaticana