Index   Back Top Print


JUAN PABLO II

REGINA CÆLI

Solemnidad de la Ascensión del Señor
Jornada mundial de las comunicaciones sociales
Domingo 23 de mayo de 2004



1. En Italia y en otros países se celebra hoy la solemnidad litúrgica de la Ascensión del Señor
, que revela cómo la humanidad, asumida y redimida por Cristo, ha sido elevada por él a la plena comunión con Dios.

En este mismo domingo se celebra la Jornada mundial de las comunicaciones sociales. La Iglesia mira con atención y simpatía a los agentes de este vasto sector y desea entablar con ellos un diálogo franco y abierto, para impulsar su compromiso en favor del auténtico progreso de la humanidad.

2. Este año el tema sobre el que estamos invitados a reflexionar es: "Los medios de comunicación social en la familia: un riesgo y una riqueza". Gracias a las tecnologías modernas, muchas familias pueden acceder directamente a los vastos recursos de la comunicación y la información, y transformarlos en ocasión para la educación, el enriquecimiento cultural y el crecimiento espiritual.
Sin embargo, los medios de comunicación pueden causar grave daño a la familia cuando presentan una visión inadecuada o incluso distorsionada de la vida, de la familia misma, de la religión y de la moral.

Por tanto, es preciso aprender a usarlos con sabiduría y prudencia. Es un deber que concierne ante todo a los padres, responsables de una educación sana y equilibrada de sus hijos. Esa tarea compete, además, a las instituciones públicas, llamadas a aplicar procedimientos de reglamentación para asegurar que los medios de comunicación social respeten siempre la verdad y el bien común.

3. En estos días, antes de Pentecostés, invocamos con María el don del Espíritu Santo, para que ayude a cuantos trabajan en el sector de las comunicaciones sociales a cumplir su misión con auténtico impulso apostólico.

* * *



Después del rezo del Regina caeli


Deseo enviar un afectuoso saludo al cardenal Giovanni Battista Re, mi enviado especial a las celebraciones por el 750° aniversario de la consagración de la basílica de San Francisco en Asís.
En particular, saludo al obispo de esa ciudad, a las familias religiosas franciscanas, a las autoridades y a los fieles reunidos para esta solemne circunstancia. Me uno a la oración común para invocar la intercesión del santo patrono de Italia sobre toda la nación, a fin de que mire adelante, a un futuro de esperanza, abierto a la concordia y a la solidaridad.

A los peregrinos de lengua española los animó a cumplir las palabras del Señor: "Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación".

 

© Copyright 2004 - Libreria Editrice Vaticana   

 



© Copyright - Libreria Editrice Vaticana