Index   Back Top Print

[ DE  - EN  - ES  - FR  - IT  - PT ]

JUAN PABLO II

AUDIENCIA GENERAL

Miércoles 28 de mayo de 1997

 

María y el don del Espíritu

1. Recorriendo el itinerario de la vida de la Virgen María, el concilio Vaticano II recuerda su presencia en la comunidad que espera Pentecostés: «Dios no quiso manifestar solemnemente el misterio de la salvación humana antes de enviar el Espíritu prometido por Cristo. Por eso vemos a los Apóstoles, antes del día de Pentecostés, "perseverar en la oración unidos, junto con algunas mujeres, con María, la Madre de Jesús, y sus parientes" (Hch 1, 14). María pedía con sus oraciones el don del Espíritu, que en la Anunciación la había cubierto con su sombra» (Lumen gentium, 59).

La primera comunidad constituye el preludio del nacimiento de la Iglesia; la presencia de la Virgen contribuye a delinear su rostro definitivo, fruto del don de Pentecostés.

2. En la atmósfera de espera que reinaba en el cenáculo después de la Ascensión, ¿cuál era la posición de María con respecto a la venida del Espíritu Santo?

El Concilio subraya expresamente su presencia, en oración, con vistas a la efusión del Paráclito: María implora «con sus oraciones el don del Espíritu». Esta afirmación resulta muy significativa, pues en la Anunciación el Espíritu Santo ya había venido sobre ella, cubriéndola con su sombra y dando origen a la encarnación del Verbo.

Al haber hecho ya una experiencia totalmente singular sobre la eficacia de ese don, la Virgen santísima estaba en condiciones de poderlo apreciar más que cualquier otra persona. En efecto, a la intervención misteriosa del Espíritu debía ella su maternidad, que la convirtió en puerta de ingreso del Salvador en el mundo.

A diferencia de los que se hallaban presentes en el cenáculo en trepidante espera, ella, plenamente consciente de la importancia de la promesa de su Hijo a los discípulos (cf. Jn 14, 16), ayudaba a la comunidad a prepararse adecuadamente a la venida del Paráclito.

Por ello, su singular experiencia, a la vez que la impulsaba a desear ardientemente la venida del Espíritu, la comprometía también a preparar la mente y el corazón de los que estaban a su lado.

3. Durante esa oración en el cenáculo, en actitud de profunda comunión con los Apóstoles, con algunas mujeres y con los hermanos de Jesús, la Madre del Señor invoca el don del Espíritu para sí misma y para la comunidad.

Era oportuno que la primera efusión del Espíritu sobre ella, que tuvo lugar con miras a su maternidad divina, fuera renovada y reforzada. En efecto, al pie de la cruz, María fue revestida con una nueva maternidad, con respecto a los discípulos de Jesús. Precisamente esta misión exigía un renovado don del Espíritu. Por consiguiente, la Virgen lo deseaba con vistas a la fecundidad de su maternidad espiritual.

Mientras en el momento de la Encarnación el Espíritu Santo había descendido sobre ella, como persona llamada a participar dignamente en el gran misterio, ahora todo se realiza en función de la Iglesia, de la que María está llamada a ser ejemplo, modelo y madre.

En la Iglesia y para la Iglesia, ella, recordando la promesa de Jesús, espera Pentecostés e implora para todos abundantes dones, según la personalidad y la misión de cada uno.

4. En la comunidad cristiana la oración de María reviste un significado peculiar: favorece la venida del Espíritu, solicitando su acción en el corazón de los discípulos y en el mundo. De la misma manera que, en la Encarnación, el Espíritu había formado en su seno virginal el cuerpo físico de Cristo, así ahora, en el cenáculo, el mismo Espíritu viene para animar su Cuerpo místico.

Por tanto, Pentecostés es fruto también de la incesante oración de la Virgen, que el Paráclito acoge con favor singular, porque es expresión del amor materno de ella hacia los discípulos del Señor.

Contemplando la poderosa intercesión de María que espera al Espíritu Santo, los cristianos de todos los tiempos, en su largo y arduo camino hacia la salvación, recurren a menudo a su intercesión para recibir con mayor abundancia los dones del Paráclito.

5. Respondiendo a las plegarias de la Virgen y de la comunidad reunida en el cenáculo el día de Pentecostés, el Espíritu Santo colma a María y a los presentes con la plenitud de sus dones, obrando en ellos una profunda transformación con vistas a la difusión de la buena nueva. A la Madre de Cristo y a los discípulos se les concede una nueva fuerza y un nuevo dinamismo apostólico para el crecimiento de la Iglesia. En particular, la efusión del Espíritu lleva a María a ejercer su maternidad espiritual de modo singular, mediante su presencia, su caridad y su testimonio de fe.

En la Iglesia que nace, ella entrega a los discípulos, como tesoro inestimable, sus recuerdos sobre la Encarnación, sobre la infancia, sobre la vida oculta y sobre la misión de su Hijo divino, contribuyendo a darlo a conocer y a fortalecer la fe de los creyentes.

No tenemos ninguna información sobre la actividad de María en la Iglesia primitiva, pero cabe suponer que, incluso después de Pentecostés, ella siguió llevando una vida oculta y discreta, vigilante y eficaz. Iluminada y guiada por el Espíritu, ejerció una profunda influencia en la comunidad de los discípulos del Señor.


Saludos

Deseo saludar ahora cordialmente a las personas, familias y grupos de lengua española que participan en esta audiencia, especialmente a los delegados de la asociación «El Cenáculo», a los grupos de las parroquias de la Bien Aparecida de Santander, en España; de Bogotá y de Chía, en Colombia, así como a los peregrinos costarricenses. Que la maternal intercesión de María santísima os ayude a construir la Iglesia de Cristo. A todos os bendigo con afecto.

(A los fieles checos)
La solemnidad del “Corpus Christi”, de mañana, nos presenta la Eucaristía como signo de unidad y vínculo de caridad. Vuestra fe debe ser una ocasión para dar testimonio, a cuantos os están cercanos, de la grandeza del amor de Dios, del que la Eucaristía es un signo evidente.

(A los peregrinos eslovacos)
Mañana es la solemnidad litúrgica del Cuerpo y Sangre de Cristo. Celebraremos, pues, el misterio de la preciosa presencia de Cristo entre nosotros. Este misterio nos recuerda, asimismo, el valor que tenemos a los ojos de Dios. Es decir, que no hemos sido redimidos con oro o plata, sino con la preciosa Sangre de nuestro Señor Jesucristo. Por consiguiente, demostrémosle nuestra gratitud con la participación en la santa misa dominical y con la santa comunión frecuente. Que la Virgen María os conduzca a una piedad eucarística cada vez más profunda. A ello os exhorto también con mi bendición apostólica.

(A los peregrinos croatas)
El gran jubileo representa, entre otras cosas, una invitación especial a redescubrir la alianza de Dios con el hombre. En Jesucristo, Dios no sólo habla al hombre, sino que lo busca, impulsado por su corazón de Padre, para salvarlo del mal y de la muerte, haciéndolo partícipe de su vida divina y dándole la verdadera libertad. El hombre encuentra su plena realización sólo en Dios. Esto lo pueden comprender sobre todo los pueblos que, como el vuestro, han vivido las décadas pasadas bajo regímenes ateos e inhumanos.

(En italiano)
Me dirijo, finalmente, a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados. Mañana se celebra la solemnidad del «Corpus Christi».

Os exhorto a vosotros, queridos jóvenes, a mirar siempre con fe a la Eucaristía, fuente y culmen de la vida de la comunidad cristiana; os animo a vosotros, queridos enfermos, a ofrecer los sufrimientos en unión con el sacrificio de Cristo, que se actualiza cada día en el sacramento del altar; y a vosotros, queridos recién casados, os deseo que hagáis de vuestra familia una auténtica «iglesia doméstica», testigo de la fecundidad del amor divino.



© Copyright - Libreria Editrice Vaticana