Index   Back Top Print


CARTA DEL SANTO PADRE JUAN XXIII
A MONS. MANUEL CLARIZIO,
INTERNUNCIO APOSTÓLICO EN PAKISTÁN
*

 

A Nuestro dilecto hijo,
Manuel Clarizio,
Internuncio Apostólico en Pakistán.

Hemos sabido con alegría que el 29 de este mes será inaugurado solemnemente el edificio de la nueva Internunciatura Apostólica que tú, dilecto hijo, has sabido llevar con mucho celo a su feliz terminación.

Ubicada en una posición dominante, con la torre que ofrece una vista que llega al mar, la nueva construcción representa esa unidad "en espíritu y verdad" (Jn 4, 23), primeramente demostrada en la adoración de los Magos alrededor de la cuna y predicada, luego, por el Divino Maestro a la Samaritana. En efecto, generosos bienhechores, aun cuando no pertenecen a la Fe Católica, han dado el terreno y los fondos y han contribuido a la construcción de la atrayente Capilla, cuyo altar queda visible para los transeúntes.

Nos expresamos nuestra gratitud particularmente a la Administración de Karachi, al genial y generoso arquitecto, y a todos aquellos que, con liberalidad, han participado en la creación de este símbolo de unidad, acogedora morada, donde los Obispos del Pakistán y los de los demás países, en su paso por Karachi, podrán hallar un tranquilo y sereno lugar de encuentro y donde los hombres podrán contemplar un tangible impulso para poner en acción la divina invitación a la unidad: "la fin de que todos sean uno". (Io, 17, 20)

A ti, dilecto hijo, a los ilustres componentes de la Jerarquía, al clero, a los religiosos y a los fieles reunidos para esta inauguración oficial, Nos impartimos, desde lo más profundo de Nuestro corazón, la especial paternal Bendición Apostólica.

Desde el Vaticano, 10 del julio de 1961.

JUAN XXIII PP.


*ORe (Buenos Aires), año XI, n°474, p.4.

 



© Copyright - Libreria Editrice Vaticana