Index   Back Top Print

[ ES ]

DISCURSO DEL SANTO PADRE PABLO VI
A LOS JÓVENES GUATEMALTECOS

Sábado 27 de noviembre de 1971

 

Amadísimos hijos e hijas:

Con viva complacencia recibimos esta visita que nos hacéis, acompañados por el Excelentísimo Señor Embajador de Guatemala ante la Santa Sede, porque nos ofrecéis la oportunidad de encontraros a vosotros y de enviar, por vuestro medio, un paterno saludo a todos los queridísimos jóvenes guatemaltecos.

La Iglesia se siente siempre muy cerca de la juventud, participa de sus aspiraciones, desea ayudarla a realizar sus esperanzas, porque, aun en ciertas actitudes menos aceptables, no puede menos de intuir en el fondo el ansia de un mundo nuevo, donde los valores espirituales y los ideales de fraternidad, de paz, de justicia, de amor, de autenticidad, sean los verdaderos criterios de la vida personal y social.

Al iniciar dentro de poco vuestros estudios universitarios, os exhortamos a prepararos con seriedad y entusiasmo, para poder ser un día los forjadores conscientes de una nueva sociedad, de la que vayan desapareciendo esos defectos que actualmente denunciáis y criticáis con energía.

En Cristo, hecho Hombre para salvar y liberar, en Cristo que ofrece toda su vida por los demás, tenéis el verdadero modelo e ideal, que trasforma los corazones de sus seguidores y da a la vida una perspectiva total, en la que la tarea común del progreso integral del hombre alcanza todas sus dimensiones tanto mirando hacia Dios como mirando al camino de nuestra peregrinación terrena.

Al El pedimos que os ayude en vuestros estudios y trabajos, a El pedimos por vuestra Patria, y en prenda de sus gracias, impartimos de corazón a vosotros, a vuestros familiares presentes y ausentes, a vuestros profesores, a los jóvenes de vuestro País, y a todo el amadísimo Pueblo de Guatemala, nuestra paternal Bendición Apostólica.

 



© Copyright - Libreria Editrice Vaticana