Index   Back Top Print

[ EN  - ES  - FR ]

DISCURSO DE SU SANTIDAD PABLO VI
AL PRIMER EMBAJADOR DE KUWAIT
ANTE LA SANTA SEDE
 *

Sábado 24 de marzo de 1973

 

Señor Embajador:

Supone un gran placer para nosotros darle la bienvenida y recibir las Cartas Credenciales con que Su Alteza, el Emir de Kuwait, le acredita como Embajador Extraordinario y Plenipotenciario del Estado de Kuwait ante la Santa Sede.

La solemnidad del momento no nos impide manifestarle la satisfacción que nos produce el establecimiento de relaciones diplomáticas entre vuestro país y la Santa Sede. Lo consideramos un importante signo de los tiempos que vivimos, y creemos que nuestro encuentro de hoy es un ejemplo de la creciente comunicación, comprensión y estima mutua que va uniendo a los hombres de toda raza, herencia y tradición. Este espíritu de apertura y de universalismo es una fuente de esperanza para el futuro.

Precisamente porque la estima mutua y el respeto deben traducirse en colaboración práctica es por lo que miramos confiado el establecimiento de relaciones diplomáticas como un paso adelante en la senda de la fraternidad, de la paz y de la justicia en el mundo. La Santa Sede tiene gran deseo de colaborar, dentro de sus posibilidades, a la consecución de estas metas; por eso agradecemos a Vuestra Excelencia el que hayáis resaltado los esfuerzos de la Santa Sede por promover estos valores fundamentales.

A nivel local, podemos asegurarle que la Iglesia católica en Kuwait seguirá trabajando para beneficio de todos, y esperamos que siempre gozará en vuestro país de la libertad necesaria para llevar a cabo su obra religiosa y educativa.

Finalmente, le rogamos que transmita nuestro saludo a Su Alteza, el Emir de Kuwait, junto con nuestros sinceros deseos de que el pueblo de Kuwait siga progresando en el camino de la tranquilidad y de la paz. Al mismo tiempo que invocamos los favores del cielo sobre la población de vuestro país, aseguramos a Vuestra Excelencia que estamos plenamente dispuesto a ayudarle en el cumplimiento de sus obligaciones como Embajador.


*L'Osservatore Romano, edición en lengua española, n.13, p.4.

 



© Copyright - Libreria Editrice Vaticana