Index   Back Top Print


MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
AL NUEVO PATRIARCA DE ANTIOQUÍA Y DE TODO ORIENTE,
MOR IGNATIUS APHREM II,
JEFE SUPREMO DE LA IGLESIA SIRO-ORTODOXA UNIVERSAL

 

He acogido con gozo la noticia de la elección de Vuestra Santidad como patriarca de Antioquía y de todo Oriente como jefe supremo de la Iglesia siro-ortodoxa universal. De buen grado le expreso a usted, al clero y a los fieles del Patriarcado siro-ortodoxo mis mejores deseos y mi solidaridad orante, pidiendo al Espíritu Santo que derrame sus abundantes bendiciones sobre su alto ministerio. Oro para que Vuestra Santidad sea un padre espiritual para su pueblo, así como un infatigable constructor de paz y justicia, sirviendo al bien común y al bien de todo Oriente Medio en las difíciles circunstancias actuales. Es importante que todos los cristianos den testimonio del amor y de la amistad que nos unen, recordando la oración que hizo Nuestro Señor durante la última Cena: para que todos sean uno y el mundo crea (cf. Jn 17, 21). Doy gracias al Omnipotente por los vínculos de fraternidad entre la Iglesia católica y la Iglesia siro-ortodoxa, y espero y rezo para que nuestra amistad y nuestro diálogo constantes puedan crecer y profundizarse.

Que nuestro Padre celeste colme a Vuestra Santidad de paz y fuerza para la noble tarea que le espera.

Francisco



© Copyright - Libreria Editrice Vaticana