Index   Back Top Print

[ EN  - ES  - FR  - IT  - PL  - PT ]

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
CON OCASIÓN DEL 450 ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE SAN ESTANISLAO DE KOSTKA

 

Al querido hermano
S. E. Mons. PIOTR LIBERA
Obispo de Płock

Hoy, en la solemnidad de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María, cae el 450 aniversario de la muerte de San Estanislao de Kostka. Con solo 18 años, debido a una enfermedad grave, terminó su peregrinación terrenal este alumno del noviciado jesuita en Roma, uno de los hijos más sobresalientes de su país y de la Compañía de Jesús. Por lo tanto, recordando su entrada en la gloria del Señor, me uno a la oración de agradecimiento de los fieles de la diócesis de Płock y de toda la Iglesia en Polonia, que, dentro de poco, en Rostkowo, lugar de nacimiento del santo participarán en las celebraciones centrales del año que se le ha dedicado.

Aprovechando esta oportunidad, deseo dirigirme sobre todo a los jóvenes, de los cuales San Estanislao es el patrón. Me gusta recordar la frase que pronunció San Juan Pablo II en la iglesia de Sant'Andrea al Quirinale, cuando veneraba sus reliquias: «El camino de su corta vida, comenzado en Rostkowo, Mazowsze, a través de Viena y luego a Roma, puede compararse con una gran carrera campestre hacia la meta de la vida de cada cristiano que es la santidad» (13 de noviembre de 1988).

Queridos jóvenes amigos, sé que muchos de vosotros, en septiembre, iréis en peregrinación a pie desde Przasnysz a Rostkowo, desde el lugar de su bautismo al lugar de su nacimiento. Es, por decirlo así, la primera etapa de esta “carrera” de Estanislao hacia la santidad. Os animo a recordar, no solo durante esta marcha, sino por todos los caminos de vuestra vida diaria, que vosotros también sois capaces de correr esta “carrera”. Vosotros también estáis empujados por el amor de Cristo y fortalecidos por su gracia. ¡Sed valientes! El mundo necesita vuestra libertad de espíritu, vuestra mirada confiada en el futuro, vuestra sed de verdad, bondad y belleza. San Estanislao os enseña esa libertad que no es una carrera ciega, sino la capacidad de discernir la meta y de seguir las mejores sendas de comportamiento y de vida. Os enseña a buscar siempre, en primer lugar, la amistad con Jesús; a leer y meditar en su palabra y a acoger en la Eucaristía su presencia misericordiosa y poderosa, para resistir al condicionamiento de la mentalidad mundana. San Estanislao os enseña a no tener miedo del riesgo y de los sueños de verdadera felicidad, cuya fuente y garantía es Jesucristo. «Jesús es el Señor del riesgo, es el Señor del siempre “más allá”. [...] Él quiere tus manos para seguir construyendo el mundo de hoy. Él quiere construirlo contigo» (cfr. Discurso en la Vigilia de la J.M.J, Cracovia, 30 de julio de 2016). Que os sostenga desde el cielo San Estanislao y que su lema os inspire: Ad maiora natus sum - “Nací para cosas más grandes”.

Querido hermano, a través de la intercesión de san Estanislao de Kostka, invoco la protección divina sobre Usted, sobre todos los obispos y sacerdotes, sobre los fieles y especialmente sobre los jóvenes de la Iglesia en Polonia.

Os pido que recéis por mí y os bendigo de todo corazón en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Desde el Vaticano, 15 de agosto de 2018.

Francisco


Boletín de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, 15 de agosto de 2018.

 



© Copyright - Libreria Editrice Vaticana