Index   Back Top Print

[ DE  - EN  - ES  - FR  - IT  - PT ]

DISCURSO DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI
A LOS MIEMBROS DE LA FUNDACIÓN PAPAL

Viernes 16 de abril de 2010

 

Queridos amigos:

Me complace saludaros, miembros de la Fundación Papal, con ocasión de vuestra peregrinación anual a Roma. Nuestro encuentro está impregnado de la alegría de este tiempo pascual, en el que la Iglesia celebra la gloriosa victoria del Señor sobre la muerte y su don de vida nueva en el Espíritu Santo.

Hace un año tuve la gracia de visitar la Tierra Santa y orar ante el sepulcro vacío del Señor. Allí, haciéndome eco del testimonio del apóstol  san Pedro, proclamé que Cristo, resucitando a una nueva vida, nos enseñó «que el mal nunca tiene la última palabra, que el amor es más fuerte que la muerte, que nuestro futuro, y el futuro de la humanidad, está en las manos de un Dios providente y fiel» (Discurso en la iglesia del Santo Sepulcro, 15 de mayo de 2009: L'Osservatore Romano, edición en lengua española, 29 de mayo de 2009, p. 13). En todo tiempo y lugar, la Iglesia está llamada a proclamar este mensaje de esperanza y a confirmar la verdad del mismo con su testimonio concreto de santidad y caridad. La Fundación Papal ha cumplido esta misión de una manera particular, sosteniendo una amplia gama de organizaciones de caridad cercanas al corazón del Sucesor de Pedro.

Os agradezco vuestros generosos esfuerzos para ayudar a nuestros hermanos y hermanas en los países en vías de desarrollo, para formar a los futuros responsables de la Iglesia y para promover los esfuerzos misioneros de tantas diócesis y congregaciones religiosas de todo el mundo.

Os pido que en estos días oréis por las necesidades de la Iglesia universal, pidiendo al Espíritu Santo una nueva efusión de los dones de santidad, unidad y celo misionero en todo el pueblo de Dios. Con gran afecto os encomiendo a vosotros y a vuestras familias a la intercesión amorosa de María, Madre de la Iglesia, y os imparto de corazón mi bendición apostólica como prenda de alegría y paz en Jesús, nuestro Señor Resucitado.

 

© Copyright 2010 - Libreria Editrice Vaticana

 

 



© Copyright - Libreria Editrice Vaticana